El Mundo Jesuita

Las misiones jesuitas en Brasil, Argentina y Paraguay, venga a conocer.

Las misiones jesu√≠ticas en Am√©rica, tambi√©n llamadas reducciones, eran las aldeas ind√≠genas organizadas y administradas por sacerdotes jesuitas en el Nuevo Mundo como parte de su labor civilizadora y evangelizadora. El objetivo principal de las misiones jesu√≠ticas era crear una sociedad con los beneficios y cualidades de la sociedad cristiana europea, pero libre de sus vicios y males. Estas misiones fueron fundadas por los jesuitas a lo largo de la Am√©rica colonial y, seg√ļn Manuel Marzal, sintetizando los puntos de vista de otros eruditos, constituyen una de las utop√≠as m√°s notables de la historia. (Fuente: Wikipedia)

Debido a las guerras, muchos han sido totalmente destruidos, otros tienen pocos rastros, la mayoría de ellos ya absorbidos en el pueblo o ciudad que fue construida arriba.

Aquí una descripción de los que todavía se pueden visitar:

PARAGUAY

San Ignacio Guaz√ļ¬†¬†
Llamado Guaz√ļ (Grande) para distinguirlo como m√°s antiguo que San In√°cio Min√≠ (actualmente en Argentina). Esta reducci√≥n fue fundada en 1609-1610 por invitaci√≥n del famoso jefe Arapizand√ļ y se traslad√≥ definitivamente al lugar actual en 1677. Esta ciudad est√° situada en la carretera entre Asunci√≥n y Encarnaci√≥n – Paraguay. En la plaza principal de la ciudad hay una estatua del Beato Roque Gonz√°lez, que indica la importancia de este sacerdote en el desarrollo de San Ignacio Guaz√ļ.


Santa María de Fé
Fue fundada en 1647 por el sacerdote franc√©s Manuel Berthod y as√≠ llamada por la famosa ¬ęNotre Dame de Foy¬Ľ.
Casi nada queda de la antigua misi√≥n, ya que su iglesia fue destruida por un incendio en 1889.¬†Muchas de las im√°genes y estatuas han sobrevivido al fuego y pueden ser admiradas en la iglesia actual.¬†La visita merece la pena el hermoso museo que, como el de San Ignacio Guaz√ļ, contiene varias salas dedicadas cada una a un tema.¬†¬†Estatuas e im√°genes de Santa Mar√≠a, San Ignacio, San Francisco Javier, San Pedro y otros.

Santa Rosa
A unos 150 km de Encarnaci√≥n, en direcci√≥n a la Asunci√≥n, fue fundada en 1698 con familias procedentes de Santa Mar√≠a de F√©. En 1883 la iglesia original fue destruida por la acci√≥n del fuego. En la vieja iglesia se encontraba la nueva que incorporaba algunos pilares de la vieja a su fachada.¬†¬†¬†Lo m√°s interesante son los restos intactos del campanario original y la capilla de Nuestra Se√Īora de Loreto. En esta capilla se pueden ver los frescos pintados en sus paredes y un grupo de esculturas que representan la Anunciaci√≥n, una verdadera joya del barroco.
El altar de la iglesia actual est√° decorado con un retablo lateral de la antigua iglesia, tan importante que se ha convertido en el altar principal.
En cuanto al conjunto urbano, la plaza est√° rodeada por la iglesia y un importante n√ļmero de casas con galer√≠as de gruesos muros de piedra y techos de tejas, de trazado original.

Santiago
F√°cil acceso por un camino ya pavimentado. Fundada en 1651, fue transferida en 1669 a la ubicaci√≥n actual.¬†¬†No queda casi nada de la antigua misi√≥n, excepto el muy interesante museo que se organiz√≥ all√≠.¬†¬†Casi una r√©plica del museo de San Ignacio Guaz√ļ, tiene conjuntos de estatuas completamente originales.¬†¬†En el museo, una gran ventana abre una espl√©ndida vista de las ruinas de la antigua misi√≥n que da la sensaci√≥n de un viaje a esa √©poca.

San Cosme y Dami√°n
En 1632 el Padre Adriano Fornoso fund√≥ esta misi√≥n en tierras brasile√Īas.¬†¬†El cambio de ubicaci√≥n varias veces fue establecido por √ļltima vez en 1740 en la ubicaci√≥n actual.¬†A pesar de ser una de las menos interesantes desde el punto de vista arquitect√≥nico, esta misi√≥n fue el principal centro de estudios astron√≥micos en Sudam√©rica. Fue organizada por el Padre Buenaventura Su√°rez, quien mantuvo contacto con los astr√≥nomos m√°s importantes de Europa y su trabajo fue reconocido por ellos.¬†
Ayudado por los indios, el padre Suárez construyó telescopios, cuadrantes y un reloj de sol que, aunque rudimentario, proporcionaba datos precisos.  El reloj de sol puede ser consultado y admirado hasta el día de hoy.
La antigua iglesia de la misión fue destruida por el fuego en una de sus partes, y la otra parte fue reconstruida en una nueva iglesia.  Dentro de esta iglesia hay varias estatuas, incluyendo una de San Cosme y Damián, que vale la pena ver.

Trinidad
Situada a unos 25 km de Encarnaci√≥n, en direcci√≥n a Ciudad del Este – Paraguay, es una de las ruinas m√°s interesantes y sugerentes de todas. Trinidad fue fundada por indios que vinieron de la misi√≥n de San Carlos, Argentina, hoy en d√≠a.¬†¬†Sus principales arquitectos fueron los sacerdotes Jo√£o Batista Pr√≠moli, Milan√©s y el catal√°n Jos√© Grimau. No totalmente completada, esta misi√≥n contendr√≠a una de las m√°s grandes y hermosas iglesias de todas las misiones, seg√ļn las descripciones de los viajeros de la √©poca.
Después de cruzar la nave de la antigua iglesia, nos encontramos con la impresionante vista del friso en la parte superior del muro del altar, completamente decorado en la propia piedra con una secuencia de ángeles en posturas barrocas y sus instrumentos. Merecen destacarse las dos puertas que dan acceso a las sacristías: las columnas de capiteles desproporcionados, con una triple fila de hojas que sostienen un friso con dos pilares laterales y un motivo escultórico en el centro.
Una de las sacrist√≠as tambi√©n alberga un peque√Īo museo con piezas locales (colores originales) y una maqueta de la misi√≥n. No hay que perderse!
Durante las excavaciones dentro de la iglesia se encontraron interesantes estatuas (con el color original) y huesos de algunos misioneros enterrados allí. Al oeste están las ruinas de la torre y una larga capilla. La torre, de base cuadrangular, se asemeja a un campanario y no se sabe si sería un campanario, una torre-atalaia o ambas cosas a la vez. La capilla fue usada seguramente mientras se construía la iglesia principal.
Declarado Patrimonio Universal de la Humanidad en 1993 por la UNESCO.

Jes√ļs de Tavarangue
Casi frente a Trinidad, en el lado opuesto de la carretera principal, se encuentra esta reducción, a la que se accede por un camino de tierra (8 km), a veces intransitable, dependiendo de las condiciones meteorológicas.
Esta iglesia nunca fue terminada debido a la expulsi√≥n de los jesuitas. Su concepci√≥n arquitect√≥nica era totalmente diferente de las otras.¬†¬†De estilo morisco, √ļnico en todas las reducciones, las tres puertas de acceso al templo son excepcionalmente hermosas, construidas en arcos trilobulados. El techo no ser√≠a de madera o piedra como en otros, sino de estilo mixto con paredes de soporte y grandes pilares centrales. Desafortunadamente, ni siquiera el techo fue completado.
Declarado Patrimonio Universal de la Humanidad en 1993 por la UNESCO.

ARGENTINA

San Ignacio Miní

Situada a unos 50 km de la ciudad de Posadas, en direcci√≥n a Puerto Iguaz√ļ/Foz de Iguaz√ļ, San Ignacio Min√≠ fue una de las misiones jesu√≠ticas m√°s pr√≥speras, siendo parcialmente restaurada por el gobierno argentino.
San Ignacio Miní fue fundado en 1610 en la zona de Guairá, actual estado de Paraná РBrasil (Sete Quedas). Los padres José Cataldino y Simón Masseta construyeron esta misión junto con la de Loreto cerca del río Paranapanema.
En 1631, antes del ataque de los bandeirantes, el Padre Antonio Ruiz de Montoya emprendió un éxodo para salvar a los sobrevivientes. Con cerca de 12.000 indios fluye por el río Paraná. Después de un doloroso viaje, unos 4000 indios sobrevivientes logran llegar a las orillas del río Yabebirí, un afluente del Paraná, ahora la provincia de Misiones РArgentina. Debido a las inadecuadas condiciones del lugar, buscan un tercer lugar donde se asientan (1695/6), las actuales ruinas de San Ignacio Miní. En 1816, ya expulsados los jesuitas, el General José de Artigas organizó sus ejércitos y puso a Andrés Guacurarí, un indio guaraní conocido como Andresito, a la cabeza de uno de ellos. Como cinco reducciones de Paraná habían sido ocupadas por los ejércitos paraguayos del Dr. Francia, Andresito, con sus anfitriones guaraníes, logra recuperarlas. El Dr. Francia reinicia el ataque y determina la destrucción total de las misiones.
La iglesia, centrada en el eje de la gran plaza, característica de todas las misiones, era de dimensiones imponentes. La estructura que soportaba el techo estaba hecha de largos y gruesos troncos de madera dura. El recinto se dividió en tres naves. Las paredes laterales tenían unos 2 metros de ancho en la parte inferior y se redujeron a 1 metro en la parte superior. Toda la decoración era ciertamente de madera policromada, pintada con colores fuertes y profusión de oro.
Alrededor de toda la misión había trincheras en forma de fosas que la protegían de posibles ataques. Al final de la visita, encontrará el museo de interés considerado con las piezas locales encontradas durante las excavaciones.

Loreto y Santa Ana

Ambas se encuentran cerca de San Inácio Miní, y tienen acceso por un camino de tierra (3 km). Están en estado de excavación. Debido a la acción del tiempo y el clima, muy poco queda de estas reducciones. En Loreto fue enterrado el Padre Ruiz de Montoya, famoso en la historia de las misiones.  Sus restos habrían sido traídos de Lima por sus amados indios y depositados en el recinto de la iglesia de esta reducción; pero nunca fueron encontrados.

BRASIL

San Nicol√°s

A menudo reubicada, esta reducción fue fundada por primera vez en 1626 por el Padre Roque Gonzales de Santa Cruz.  El nombre de San Nicolás fue elegido en honor al Padre Nicolás Duran Mastrilli.
Esta misión fue golpeada no sólo por intensos fenómenos atmosféricos (huracán en 1684), sino también por el ataque de los bandeirantes que, en 1683, lograron diezmar la aldea y capturar 2.000 indios que serían vendidos como esclavos.
Por desgracia, poco queda de esta misi√≥n, al contrario de su grandioso pasado cuando era el asentamiento m√°s poblado con 7751 personas y los mayores reba√Īos de ganado, ovejas y caballos.¬†¬†En el centro de la actual ciudad, se pueden ver los restos de la iglesia principal, una bodega jesuita, una fuente y lo que podr√≠a ser el sistema de alcantarillado, adem√°s de algunas casas actuales construidas con piedras tomadas de la misi√≥n.

San Miguel

Al otro lado del r√≠o Uruguay, en el estado de Rio Grande do Sul, est√°n las ruinas de los ¬ęSiete Pueblos¬Ľ. Las ruinas de S√£o Miguel han sido parcialmente restauradas por el Servicio de Patrimonio Hist√≥rico y Art√≠stico Nacional de Brasil y se consideran las m√°s importantes del grupo de R√≠o Grande do Norte. La misi√≥n de San Miguel, fundada en 1687, fue una de las m√°s importantes.¬†¬†Su iglesia, dise√Īada por el jesuita italiano Giovanni Primoli, fue inaugurada en 1754, despu√©s de nueve a√Īos de construcci√≥n, en la que trabajaban diariamente 100 indios.¬†¬†Ten√≠a tres naves, cinco altares y una torre con seis campanas.
La misi√≥n ten√≠a escuelas y talleres de orfebrer√≠a, pintura, tallado, herrer√≠a y tejido, con 20 telares.¬†¬†El arquitecto, profesor de arquitectura antes de convertirse en jesuita, tambi√©n construy√≥ varios edificios importantes en Buenos Aires y otras ciudades argentinas.¬† Tambi√©n hay un museo comparable al de San Ignacio Guaz√ļ y un espect√°culo de luz y sonido donde se cuenta la tr√°gica historia de los ¬ęSiete Pueblos de las Misiones¬Ľ.

Santuario de Caaró

Lugar del martirio de los padres Roque Gonz√°lez y Alonso Rodr√≠guez, asesinados por los indios en una emboscada en 1628.¬†¬†Un importante santuario jesuita fue construido all√≠, situado a 30 km de S√£o Miguel das Miss√Ķes.¬†¬†Proporciona un alojamiento √ļnico (habitaciones sencillas con literas) para los que visitan estos importantes monumentos que constituyen la historia.